viernes, agosto 24, 2018

jueves, agosto 23, 2018

sábado, febrero 17, 2018

VNV nation- from my hands

VNV Nation - Beloved (Subtitulada)

Algunas veces repito canciones, pero la razón es que vuelvo a escucharlas una y otra vez.

miércoles, febrero 14, 2018

"To All of You" Sub Español - Syd Matters

¿Alguna vez has querido lanzarte desde un trampolín?

Yo nunca he sido demasiado fanático a las aventuras acuáticas, mucho menos lo seré de un trampolín. Sin embargo he visto a mucha gente que tiene deseos de lanzarse, y no todos generan los mismos resultados o sensaciones.

Muchos se quedan al borde del trampolín, con el deseo de que la siguiente vez si se lanzaran, pero entonces miran lo lejos que esta el agua, o dudan de la posición que tendrán y no lo hacen.

Otros por el contrario disfrutan de la idea de los desconocido, con cierto miedo deciden lanzarse, y entran con las piernas rectas como una flecha, y luego cuentan su experiencia como algo fantástico.

Pero esa sensación, esas dudas, ¿No es exactamente lo mismo que sentimos con ciertas personas?. Hago un paréntesis aquí y pienso. Si una persona no es capaz de mostrarte su pasaporte, ni sus fármacos, y encima encuentras rastros de objetos extraños como antifaces, alcohol, etc.

¿Saltarías del trampolín de la vida con esa persona? Yo creo que esto dependerá de cada quien, algunos dirán que sin duda lo harán, otros alimentaran la duda. Y por último estarán los que saltaron y te aseguraran que todo fue magnifico o una mierda.

En mi caso personal soy demasiado cotidiano, me gusta incluso recorrer el supermercado de la misma manera todas las veces que voy. Disfruto de las rutinas como hace cualquiera de mis perros, quienes comen, cagan y duermen a la misma hora.

Para mí es una armonía, una fusión de mi persona con el medio ambiente y lo que me rodea, y ante la duda de algo, al no tener las cosas claras, mi ansiedad se acrecienta y no tengo muy claro si saltaré o no del trampolín, poco a poco esa idea de saltar se convierte en angustia, en moverme de lado a lado sin tomar una decisión, en miedo, en duda.

Seguro que algunos saltaran sin duda. Y es totalmente respetable, pero para quienes somos animales de la costumbre, dudo mucho que lo hagamos.

Esta reflexión surge como una idea global de una pregunta que leí en youtube hace algunos días que decía: ¿Saldrías de tu zona de confort? 

lunes, febrero 12, 2018

lunes, enero 22, 2018

¿En que encontráis las ganas de vivir cada día?

Muy interesante pregunta, pero si hacemos uso del silogismo podemos apreciar que cada ser humano necesita un objetivo basado en los diferentes placeres y talentos, muchas veces adquiridos por la influencia de algún factor interno o externo, por lo general chocan en esa carrera, el talento contra la oposición, que suelen ser todos aquellos obstáculos que nos impiden ser felices, de los 18 a los 21, como la madurez no suele ser alcanzada, tenemos mucho más expectativas, pero conforme nos hacemos más viejos, muchos de nuestros sueños, no pueden ser alcanzados, y empezamos a justificar, algunas veces adaptamos el sueño. Otras culpamos a alguien, ya sean nuestros amigos, familiares o el entorno.

Es hasta gracioso cuando la gente toma de ejemplo a los más exitosos, si tomamos como referencia un deporte como el tenis, no todos pueden ser Federer o Nadal, de hecho hay muchos más "fracasados" que los que realmente logran alcanzar la cima, y es bastante triste entender que las grandes metas, son el placer de muy pocos.

Conozco varios cuyo sueño era grande: "Ser artistas reconocidos, ser animadores, ser dibujantes de anime", pero al final terminan siendo dibujantes de retratos anime y recogiendo el dinero de Patreon, o peor aún, obligados a trabajar en algo que nunca les gustó como ser cajeros de alguna entidad gubernamental.

Así que respondiendo a la pregunta: ¿Qué provoca las ganas de vivir?, lo mismo que los ideales de Friendrich Nietzsche de alcanzar al superhombre, vivimos en un constante deseo de alcanzar un ideal imposible, que alguna rara vez, algún no mortal logra alcanzar, y es difícil ya que se deben dar una serie de factores para que esa persona sea encaminada a la cima, retomando el ejemplo de Nadal o Federer, son gente muy talentosa, pero que además necesitó de nacer en cuna de oro para lograr efectuar los múltiples viajes a distintos lugares, además de otros factores como su físico privilegiado, ambos miden 1.84. 

Así que en esa sucesión de factores, todos luchamos por conectar los puntos del pasado, para lograr sacar provecho del futuro, tal y como decía Steve Jobs. Que para lograr conseguir el éxito, tuvo que unir diferentes habilidades y momentos del pasado, en su cuestionada historia.

Hay quienes teniéndolo todo, no tienen nada, y hay quienes con poco hacen mucho, hay quienes a pesar de su riqueza, no se dejan vencer por el conformismo, ahí tienes el caso de Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, que a pesar de su dinero, alimenta las relaciones humanas con los lazos que ha creado su familia. Haciendo uso de placeres simples, uno pensaría que siendo tan millonario se enfocaría en regalos gigantes, pero más bien le pregunta a su mujer sus tallas, y observa lo que viste para regalarle algo de acuerdo a sus gustos.