miércoles, enero 10, 2007

Friedrich Nietzsche



Una de las características que más aprecio del poder vivir, es el constante aprendizaje, y es que puede uno hacerlo de cualquier circunstancia, y bueno también la capacidad de elección, entonces sea como sea, nos vamos forjando una personalidad en base a todo eso que succionamos, y a veces también pasa que algún acontecimiento vivido nos marca tan profundamente que al final de cuentas es algo que no se olvida, y como sea eso puede ser bueno o malo, hace unos días leí una frase que dijo alguien en el foro:”Si vives con el puño apretado, esta bien pero cuando lo abras estará vacío”, fue bastante impactante creo que es de lo mejor que he escuchado en estas últimas semanas, con el cambio que sugiere el paso de los años, entiendesque es mejor quedarse con lo que más te conviene, y analizar desde todas perspectivas, porque casi todos incurrimos en el error de preferir el momento en lugar de un punto máximo de estabilidad según cada quien, honestamente creo que aunque todo se va sucediendo si se considera se puede amortiguar el impacto, aunque el deseo u ese clímax de felicidad no sea inmediato, y reiterando lo que dice la frase: sin tener miedo.

Quien me conozca sabrá que mi escritor favorito es Friedrich Nietzsche, tengo una colección de libros de este increíble autor “alemán”, muy avanzado para su época, digo el tipo es de 1844-1900, o sea hace una cantidad gigantesca de años... Pero bueno yo lo considero un visionario por sus ideales y de hecho la misma historia demuestra al fin de cuentas que causo un fuerte impacto, basta con ver la cantidad de personas que gustan de este escritor a través del tiempo, y aunque en numerables ocasiones me he dicho a mi mismo romántico, porque me encanta la literatura de ese género, porque siempre me han gustado las cosas profundas, que dado su contenido intelectual y filosófico dan orden a muchas de las ideas que siempre uno ha tenido, comento esto porque a veces tengo la necesidad de abrir alguno de sus tantos libros de aforismos o ideales, ya sea El Anticristo, El Zaratustra, Más allá del bien y el mal, o la gaya ciencia, y bueno me pongo a leer esas palabras y sinceramente me llegan porque la filosofía de este tipo es muy bien escrita, digo tiene sus contradicciones enormes como todo humano, pero incluso en Ecce Homo se explica la finalidad de dichos acontecimientos.

Estoy muy de acuerdo en cosas de las que habla este Sujetó, una de las tantas discrepancias que tenemos es que por los tiempos el veía a las mujeres como inferiores al hombre, y eso nunca me agrado porque creo que la mujer es igual o en muchas cosas superior a nosotros, a nivel intelectual he conocido chicas que te dejan frío porque no se conforman con decir sí y no porque sí, sino que su capacidad analítica es muy desarrollada, y bueno Nietzsche nunca vio a la mujer como persona, sino como ser inferior, y la influencia de este autor se baso en muchos textos griegos y romanos, los cuáles también son muy intensos porque cuando los lees es como si te dieran un masaje al cerebro, por ejemplo un autor increíble:”Platón”.

A pesar de sus contradicciones, creo que te enseña lo más importante y que nos olvidamos muchas veces que es ser humanos... o sea disfrutar de la naturaleza de la vida, siempre en búsqueda de un ideal imposible que nos ayude a mejorar, que es lo que se busca muchas veces pero totalmente equivoco en religiones, porque más que alabar lo que hay aquí, se alaba lo que hay allá entonces hay como un trasfondo que es mientras uno alaba lo que hay allá, ellos gozan de lo que hay acá, gastando el dinero de los “creyentes”.

Bueno sin más que decir y acabando una de mis entradas al blog, quiero compartir un texto del libro:”La Gaya Ciencia”, estaba en mi cuarto y de pronto se me ocurrió leerlo por simple menester, y salió este:

107. Nuestra Postrera Gratitud al Arte.

Si no gustásemos de las artes y no hubiésemos inventado esta manera de rendir culto al error, no podríamos soportar ese convencimiento de que la ilusión y el error son condiciones necesarias del mundo intelectual y del mundo sensible. La sinceridad nos conduciría al tedio y al suicidio. Pero hay una potencia contraria que se opone a nuestra sinceridad y nos ayuda a librarnos de consecuencias tales: es el arte como buena voluntad de la ilusión. No impedimos ya nuestros ojos que redondeen e inventen un desenlace; no es ya la eterna imperfección lo que llevamos flotando por el río del devenir, nos figuramos conducir una diosa, y este servicio nos llena de infantil orgullo. La existencia nos parece soportable como fenómeno estético, y el arte nos da ojos y manos y sobre todo tranquilidad de conciencia para poder engendrad nosotros mismos este fenómeno. De vez en cuando necesitamos descansar de nosotros mismos, mirarnos desde lo alto, en la lejanía del arte, para reír y llorar por nosotros, necesitamos descubrir al héroe y al loco que oculta nuestra pasión por el conocimiento: es menester que alguna vez nos regocijemos con nuestra locura, para que podamos conservarnos alegres en nuestra sabiduría. Precisamente porque somos hombres pesados y graves, pesos antes que hombres, no hay nada que nos haga tanto bien como el cascabelero cetro de la locura; lo necesitamos para distraernos de nosotros mismos; nos hace falta un arte petulantes, ondulante, danzarín, burlón, pueril y satisfecho para no perder aquella libertad que nos eleva sobre las cosas y que reclama nuestro ideal. Sería para nuestra escrupulosa lealtad y con las exigencias demasiado severas que tenemos para con nosotros mismos, acabaríamos por convertirnos en monstruos y espantajos de virtud. Debemos aspirar a colocarnos encima con la medrosa rigidez del que teme a cada instante escurrirse y caer, sino volar y jugar por encima de ella. ¿Cómo podríamos hacerlo sin el arte, sin locos? Mientras os avergoncéis de vosotros mismos, sea por lo que fuere, no podéis ser de los nuestros.”

No tengo palabras para contestar ese texto, es simplemente groso, tratando de decir algo pues es eso: que la subjetividad del valor al arte, es la objetividad que le queremos dar a nuestras vidas, cuando lo primero debería ser según cada quien, o sea la vida debería valorarse por lo que realmente llevamos, dejando las ataduras sociales, religiosas y de otras dogmas, de lado, para no ser más una criatura programada por esas cadenas para ser quien quieren que seas, sino más bien un pensador amante de cada detalle en los rincones de la vida con el único fin de ser quien quieres ser.

La verdad es que me gusta hablar de este escritor.

Saludos Cordiales.

1 comentario:

=Myn= dijo...

Estoy paseando por todo tu blog y me encontre este texto super interesante, me has hablado mucho de Nietzsche y veo que con este escrito me doy cuenta de la calidad de este escritor, le da un propio toque real y humano al arte porque eso es: nuestra representación como humanos, la forma en que podemos expresar lo que somos y sentimos, un escape, un modo de vivir y plasmar las visiones y formas que vemos desde nuestro interior.

Yo sin el arte?....uhm vos sabes que para mí sería la oscuridad en medio de los grises del mundo, amo la creación artística así como estoy segura que a vos también; y es que hay tantas formas de arte que terminas amandola, deberas que no podemos vivir sin ella.....

Adoro tus palabras tan profundas gracias por ser así, cada vez que te leo y te escucho me adentro a un mundo de sabiduría, verdad, sentimientos profundos y amor.

Te Amo